Víctimas del Conflicto Armado en Colombia

Los datos abiertos se constituyen en una herramienta de construcción de lo público. En un momento histórico como el que hoy vive el país, el contar con información pública, permite que la ciudadanía cuente con insumos que le ayuden a tomar más y mejores decisiones. Cuando el Modelo de Desarrollo Humano Sostenible impulsado por PNUD a nivel global, considera relevante como indicador del índice de Desarrollo Humano, esa capacidad que debe tener la ciudadanía en la participación democrática de los pueblos, también acude a la valoración explícita sobre el acceso a la información.

Al acercarse la firma final de los acuerdos entre el Gobierno Nacional y las FARC, para dar por terminado el conflicto armado entre la Institucionalidad y la Guerrilla más antigua del continente, se debe hacer un énfasis especial en las víctimas y los impactos que la guerra ha dejado en millones de colombianos y colombianas que de una u otra manera han sufrido el rigor de las balas.

El presente mapa de datos nos ofrece una mirada sobre las víctimas que ha dejado la guerra en un análisis comparativo por períodos presidenciables comenzando con el gobierno del liberal Virgilio Barco, pasando por César Gaviria, Ernesto Samper, Andrés Pastrana, los dos periodos de Álvaro Uribe y el primer mandato de Juan Manuel Santos y lo recorrido de su segundo gobierno.

8.334.699 colombianos se han reportado a lo largo de estos 30 años de gobiernos que desde diferentes posturas políticas e ideológicas han buscado poner freno a la guerra en el país. El recrudecimiento de la violencia se genera tras la ruptura del proceso de paz en El Caguán con el gobierno de Andrés Pastrana y alcanza a afectar a 2.217.717 ciudadanos que sintieron el fragor de la guerra en una década marcada por la generación de nuevos procesos de apropiación territorial por parte de los actores del conflicto.

Sin ser menor el impacto de las violencias en los años anteriores, la guerra de los carteles del narcotráfico que enfrentó César Gaviria tras la muerte de Pablo Escobar, no generó el mismo número de víctimas la abierta declaratoria de guerra entre Gobierno y FARC y otros grupos armados al margen de la ley. Y aunque durante el mandato de Ernesto Samper se registran 781.754 víctimas, se recuerda también que este gobierno tuvo otro tipo de crisis que tuvieron que ver más con los hechos de corrupción al interior de la institucionalidad y sin que significara una disminución del impacto de la guerra en las regiones, la capacidad de fuego y de estrategia de los grupos armados no tenía la misma condición que sí se presentó durante la Presidencia de Andrés Pastrana y la fallida estrategia de los diálogos del Caguán.

Con el surgimiento de grupos paramilitares dispuestos a combatir a todo precio a las FARC y a las diversas modalidades de violencias que se aumentaron en toda la geografía nacional surgen también más víctimas y más hechos victimizantes. Durante los dos gobiernos de Álvaro Uribe Vélez se registraron 3.633.840 víctimas, una cifra por decir lo menos, alarmante.

Desde una apuesta por la paz del país y en medio de un panorama de baja creencia en la institucionalidad, Juan Manuel Santos llega a la Presidencia abanderado por la causa de alcanzar el cese del conflicto armado, inicialmente al buscar los diálogos y acuerdos con las FARC.
Hasta la fecha 1.234.001 víctimas se han reportado en lo que va de la presidencia de Juan Manuel Santos. 256.878 personas se han registrado como víctimas del conflicto durante el segundo mandato de Santos, indicado una disminución significativa del número de víctimas por los efectos de los diálogos de paz y los ceses del fuego.

Ante la oportunidad del fin de la guerra se abre entonces la posibilidad de que menos víctimas sufran el dolor de la muerte en sus territorios. Con la presencia de diversos actores armados se aumenta el impacto en las víctimas y en el contexto de procesos de diálogo, acuerdos y fin de hostilidades, se evidencia que la ciudadanía sufre menos impactos del conflicto.